Un chequeo médico es un recurso ampliamente recomendado por los especialistas de la salud, ya que está enfocado a la prevención y detección precoz de enfermedades en jóvenes, adultos y adultos mayores.

Según las autoridades sanitarias, lo ideal es realizarse un chequeo completo y personalizado cada cuatro años hasta los 40, cada dos años de los 40 a los 60, y uno anual a partir de esta edad. Lo más recomendable es que a los exámenes generales se sumen estudios específicos según la edad, sexo y antecedentes de cada paciente.

El Check Up médico puede incluir las siguientes exploraciones y pruebas:

EXPLORACIÓN CLÍNICA

  • Anamnesis: historial clínico del paciente
  • Medidas antropométricas del cliente: peso, Talla e índice de masa corporal
  • Exploraciones: Cardiocirculatoria – Otorrinolaringología – Pulmonar – Abdominal – Neurológica – Dermatológica - Aparato locomotor.


Las exploraciones complementarias pueden ser:

  • CHEQUEO GINECOLÓGICO (mujeres). Todas las mujeres a partir de iniciadas las relaciones sexuales deben hacerse un PAP y una colposcopia. A partir de los 35-40 años o según antecedentes, deben sumarse los estudios mamarios (mamografía y ecografía) al chequeo ginecológico anual.
  • CONSULTA UROLÓGICA (hombres). A partir de los 50 años todos los varones deben realizar su consulta anual con el urólogo.
  • CONSULTA DERMATOLÓGICA. Para revisar lunares y manchas, y chequear que no hayan modificado su aspecto: colores diferentes o formas extrañas. Permite la detección temprana de cáncer de piel.
  • CONTROL ODONTOLÓGICO. Para chequear la salud bucal y evitar complicaciones.
  • CONTROL OFTALMOLÓGICO. En este caso debe realizarse en los adultos a partir de los 40 años cada 2 años, siempre y cuando no haya antecedentes o factores que indiquen lo contrario.


Los chequeos preventivos son la práctica más responsable para vivir una vida plena y saludable. Para mayores informes sobre servicios de reconocimiento médico y análisis clínicos, contacta a nuestros asesores.